23 sept. 2009

Colección Errante 17/100


Era mayo, era domingo, era tarde... era antes del sofocante calor del verano... era que era y había una feria de artesanía, un chiringito y un mantel de papel impoluto sobre una larga mesa, era el parque y era que el mantel empezó a rasgarse, primero tímidamente, luego el pudor perdido comenzó una pelea sin tregua, las bolas rebotaban arrugadas sobre las cabezas de imaginarios perseguidores, ¡ay!, ¡uy!, casi le das, ¡zás!, era el ataque de la catapulta de papel, ¡cuidado, han sacado la artillería pesada!, ¡alguien te ataca por el flanco izquierdo!, te cubro el corazón, la cara seria del camarero que miraba de soslayo, las amenazas (no se juega en los sitios públicos), era que alguien tenía un bolígrafo y otro alguien un poema en la cabeza, era que en lo poco que quedaba a esas alturas de noche y de mantel ese alguien estampó el poema número 17 de 100 de la Colección Errante... otro alguien a quien le cuesta asumir las pérdidas lo recuperó guardándoselo en el bolsillo...

La Colección Errante no descansa.

4 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Colección Errante 31/100:

Tu tristeza de rata:
sucia y moribunda,
a un paso
solitario
de la aburrida abulia.

Inopinadamente
algo te sucede:
una trampa en el suelo,
queso.

Ya te lo dije:
el desenlace era de esperar.

La Colección Errante -NG-

tr(a)nshistoria dijo...

Anexo paleografiado:

Hacemos lo imposible:
escurrir el bulto
lavarnos
las manos
como Pilatos
o meter
la cabeza bajo la tierra
a modo de avestruz.

Hacemos lo imposible
para mo hacer nada.

KUBAN dijo...

Un verso perdido es un poeta callado. Gracias por su visita y cometario. Un abrazo.

Anónimo dijo...

errantes
coincidimos
en espacio-tiempo

y al no encontrarnos
nos damos pistas
a través
de la palabra.

-Juliette Croûte-