13 abr. 2018

A punto de caer...


SOLDADOS

Bosque de Courton, julio de 1918

Se está como
en otoño
las hojas
en los árboles

Giuseppe Ungaretti

10 abr. 2018

Un poema de Hugo Mujica


XXXVIII

             Deberíamos
                          conocer la vida
como la conocen los niños:
                                    jugando con ella
                                                           su ronda,

                                                     o como las polillas
                                            saben de la llama:
                                                            dejando que le arda
                                                                                       en las alas.

- Hugo Mujica, en  Barro desnudo (Visor. Madrid: 2016).                

9 abr. 2018

Agonía, un poema de Giuseppe Ungaretti


AGONÍA

Morir como las alondras sedientas
en el espejismo

O como la codorniz
pasado el mar
en las primeras matas
porque de volar
ya no tiene ganas

Pero no vivir de lamentaciones
como un jilguero cegado

26 mar. 2018

Dos poemas de Mascha Kaléko


BREVE DIÁLOGO

Tú y yo, Dios querido,
sabemos ambos
que el mundo aún no estaba listo
cuando al séptimo día
se estrenó.

Tú habías esperado
que a ello,
después, tus criaturas
te ayudaran.
Lástima.

El sufrimiento no nos justifica,
y del castigo no se aprenden
más que pillerías.
Señor, nos diste el universo
como es; danos con él, por favor,
la conciencia del mundo
que Tú en su día no
nos concediste.

EL CÉLEBRE SENTIMIENTO

Cuando morí por vez primera
-aún no sé cómo ocurrió-,
morí en silencio y fue del todo,
pasó en Hamburgo, el mes de abril,
y yo tenía dieciocho.

Cuando morí por vez segunda
la muerte me hizo daño.
Yo te dejé bien poca cosa:
el corazón batiendo en tu portón,
sobre la nieve huellas rojas.

Pero al morir por vez tercera
no me dolió ya tanto.
Tan cotidiana como el pan
y los vestidos fue la muerte.
Ya no me muero más.

12 mar. 2018

Hablando de Virgilia D´Andrea, poeta anarquista italiana

Hoy os dejo con una de las historias que cuento en el último número de COTARRO, del que hablé aquí hace unas semanas. Se trata de un pequeño acercamiento a la biografía de Virgilia D´Andrea, poeta anarquista italiana fallecida en 1933.

***
Virgilia D´Andrea (1888-1933)

Esta fotografía de la derecha es una de las pocas fotos que se conservan de la poeta anarquista italiana que nos ocupa hoy, Virgilia D´Andrea

Recluida a los seis años en un centro católico para niñas, su niñez estuvo marcada por la férrea educación religiosa que le impusieron las monjas, algo que no evitó que la joven Virgilia manifestara abiertamente una inquietud social que, en un primer momento, le llevaría a establecer contacto con grupos socialistas. 

Tras la Primera Guerra Mundial, y cuando ya llevaba tiempo impartiendo clases como maestra rural, conoció a Armando Borghi, a través del cual empezó a virar hacia posiciones libertarias. Fue en ese momento también cuando comenzó a escribir poesía. De hecho, Tormento, la que sería su primera obra, prologada por Errico Malatesta, le costó su detención en 1919 por “incitación al odio”. Tras salir de la cárcel unos meses después, Virgilia D´Andrea se puso al frente de la publicación ácrata Umanità Nuova. Unida sentimentalmente a Borghi, la vida de Virgilia entró entonces en una espiral de imparable actividad política, lo que le hizo padecer la persecución policíal. Ese hostigamiento provocó su exilio junto a Borghi. 

Alemania sería su primer destino. Holanda el segundo. En ambos países sobrevivieron a duras penas gracias al apoyo de sus compañeros. Tras su llegada a París en 1926, Virgilia D´Andrea publicó su segundo libro, L´ora di Maramaldo, de marcado cariz antimussoliniano. Es en este momento cuando crea la revista Veglia, de gran influencia en el movimiento libertario de la época. 

En 1928 acaba recalando en los Estados Unidos, más concretamente en Nueva York. Es en ese momento cuando gana su prestigio como propagandista, lo que le lleva a mitinear a lo largo y ancho del país. En 1929, y en plena dictadura fascista, Tormento es reeditado en Italia, siendo secuestrada la edición por parte de las autoridades, que la consideran una obra incitadora del amor libre y la lucha de clases. Para entonces ya se había convertido en una autora muy leída en los círculos intelectuales del movimiento antifascista europeo. 

Virgilia D´Andrea murió de cáncer en 1933, justo un año después de que lo hiciera su amigo, y maestro, Errico Malatesta. Su obra merece ser recuperada.

- En el número 10/10 de COTARRO (Piedra Papel Libros. Jaén: 2018).

28 feb. 2018

Dos de regreso


Hoy regresan a casa estos dos:

Cuando pague mis deudas
y entierre a mis muertos
                                       ya seré viejo

me lo dirá el frío cierne
del mar hasta mi cuello
el último poniente de un verano
la piel que pide abrigo de toalla

en cada deuda perdí tiempo
en cada muerte memoria de mí

sin nadie que me cuente
el porqué de mis sombras
quedaré a vuestra merced
                                         mis bien pagados acreedores

Manuel Vázquez Montalbán

MEMA DE MEMO

cosas para hacer en otra vida
antes de que me olvide
como en ésta

darle una patada en el culo a más de cuatro
ir a un concierto de rock tan fumada
revolear un gato por la cola
patear tachos de basura en la madrugada
bailando puro trompo
borrachita de amor

Luisa Futoranski

20 feb. 2018

Caja de Formas en La Caja de Lot


El próximo viernes 23 de febrero tendrá lugar la quincuagésima quinta lectura del ciclo de poesía La Caja de Lot. Este ciclo, organizado colectivamente y de periodicidad mensual, pretende ser un espacio estable donde habiten las distintas voces poéticas de Jaén y de otras provincias. Nace, en definitiva, con la intención de que exista un lugar más para el encuentro y el descubrimiento. 

En este quincuagésimo quinto recital se presentará la colección de poesía Caja de Formas, de la editorial Piedra Papel Libros. Participarán en la lectura Joaquín Fabrellas, que leerá poemas de su libro No hay nada que huya, Sergio R. Franco, que leerá poemas de Ni que decir tiene (libro de Antonio G. Blanco Carrillo), Juan Cruz López, que recitará poemas de Cuaderno de veredas (libro de José Pastor González), Víctor Mesa, que leerá poemas de su libro Poemas rescatados de las llamas, Araceli Pulpillo, que leerá poemas de Las voces indomables (libro de Manuel Lombardo) y Ángel Rodríguez, que leerá poemas de su libro Pequeñas canciones para un circo mudo

También se leerán algunos poemas de los próximos libros pendientes de salida en la colección Caja de Formas.

A las 21 horas en el bar Tijuana (C/ María de Molina s/n), en pleno barrio de San Ildefonso.

16 feb. 2018

Viajar con un viaje a Persia


Como sabéis, esta etiqueta va de préstamos y devoluciones de libros. Voy con el último que he prestado. El pasado sábado, en un viaje relámpago a Jaén, aproveché las horas muertas en el autobús para leer un pequeño libro al que le tenía ganas desde hacía tiempo. Se trata de Escuchar Irán, de Patricia Almarcegui. Gracias a su mirada nos acercamos a la experiencia de un viaje que tiene mucho de aventura, con sus gozos y terrores, su tiempo vivo y lento.

El caso es que el libro no duró mucho en mi mochila. De hecho, no sé en qué punto de la noche me puse a hablar del mismo con mi amiga Yolanda, a quien se lo acabé dejando. Me gusta especialmente que este libro empiece a dar vueltas por ahí, sin saber muy ni dónde ni con quién acabará durmiendo. Al fin y al cabo, todos sabemos por experiencia propia que prestar un libro implica asumir el miedo de la pérdida y confrontar ese pavor tiene también, en cierta forma, algo de aprendizaje de lo que algunos llaman desapego y otros generosidad.

7 feb. 2018

«¡Arriba, niñas! Vamos a destrozar las máquinas»


Una de las cosas que más me gustan de El lenguaje secuestrado, de Antonio Orihuela (Piedra Papel Libros. Jaén: 2018), es que, más que ofrecer respuestas, nos anima a formularnos toda una serie de preguntas que tienen que ver con la genealogía política del lenguaje. Aquí un pequeño ejemplo:

Las palabras y las cosas, sí; ante el centrifugado de lo real y el vacío de sentido que promueve el poder, acaso sea la revolución devolver el significado a las palabras, provocar un desplazamiento de los significados para el que no hallaríamos genealogía alguna. Qué sería de nuestro pasado y, sobre todo, cómo sería nuestro presente si las insurrecciones ludditas o el sabotaje a las fábricas, hoy descritas como actos de primitivismo obrero sólo comprensibles en países subdesarrollados, fueran vistas como resistencias a la industrialización y a los modelos de intensificación productiva propios del capitalismo. ¿Volveríamos a seguir a aquella desenvuelta cigarrera del barrio de Lavapiés llamada Encarnación Sierra que, al grito de: «¡Arriba, niñas! Vamos a destrozar las máquinas», puso en pie de guerra a cinco mil mujeres que desguazaron todas las máquinas de liar tabaco que acababan de instalar en la fábrica porque iban a quitar muchos puestos de trabajo?

31 ene. 2018

Presentación en Granada de Pequeñas canciones para un circo mudo, de Ángel Rodríguez

Ángel Rodríguez (foto Víctor Cobaleda)
El próximo lunes, día 5 de febrero, la Asociación del Diente de Oro organiza la presentación en Granada de Pequeñas canciones para un circo mudo, de Ángel Rodríguez, sexto título de nuestra colección de poesía, Caja de Formas. 

El evento tendrá lugar en La Expositiva (C/ Cárcel Alta, 7) y será presentado por Marta Badia. Desde Piedra Papel Libros os animamos a asistir. 

Más información: