20 ago. 2009

Domingo de descanso (extracto de Canciones), de Francisco Jiménez


Que pelotazo que tengo,
llevo todo el día fumando.
Yo regando las macetas,
Flori abajo cocinando.
He encontrado en los cajones
versos que andaba buscando
y un perfume a primavera,
y unas ganas de hacer algo,
y unas nubes que recuerdan
que es domingo de descanso.
¡Baja, la mesa está puesta!
¡Se está enfriando el asado!
Luego, recojo la mesa,
vemos una peli o algo
y si a media tarde tercia
nos amaremos un rato.
Y entre caricias y besos,
y entre susurros y abrazos,
dormiremos a destierro,
quemaremos el calendario,
que a los cien años todos muertos.
¡Dios nos coja confesados!
Y es que aquí no hay que decidir,
y es que hoy no hay que apostar,
que es domingo de descanso
y hoy Dios... hoy Dios se puede esperar.

No hay comentarios: