4 oct. 2009

Concédete un instante


Diminutos ante la atrocidad
descubrimos las esquirlas de un mundo ametrallado,
sufrimos la amenaza de un cielo tembloroso,
palpamos la miseria de un suelo desgarrado.

Extraños a nosotros mismos
vislumbramos guaridas que huelen a mazmorras,
aspiramos un veneno que circunda certidumbres,
dimitimos de una existencia que apela a lo siniestro.

Concédete un instante
y atestigua si mereces la luz que te respira,
la tormenta de un orgasmo, el murmullo de un riachuelo.

Piénsate sin miedo
y descubre si traicionas el tiempo a cada rato,
el eco de tus pasos, la imperturbabilidad del universo.

Náufrago en tierra yerma.
Así, yo te siento.

Arranca tu silueta subrayada de esperpento.
Aparta tu calvario de memoria mutilada.
Fulmina de una vez tu horrible desconcierto.

Alfonso Javier Molino Delgado

3 comentarios:

Cuentilucas dijo...

Enhorabuena por el poema. A veces concederse un tiempo es muy importante para no castigarnos demasiado. Felicidades por la página.

nueva gomorra dijo...

Siempre un placer tenerte por aquí, Moli. Leo este poema y recuerdo el murmullo consciente de tu voz en el recital del Molino de Atocha.
Que esta no quite otra.

Un abrazo

Bram Stoker-NG-

nueva gomorra dijo...

Muchas gracias, Moli. Un abrazo.

Juan -NG-