9 sept. 2009

Crónicas de motel, de Sam Shepard

2

me encontré con la doble de la Estrella
al abrirse hacia los lados las puertas del ascensor
y yo salía
y ella entraba
a las cuatro de la madrugada
y vi que estaba absolutamente pirada
le pregunté qué había tomado
dijo 6 Valium y vino blanco
porque hoy era el último día de rodaje
y le pareció que había que celebrarlo
jodiendo con algún tío del equipo
y colocándose
porque éste era su pueblo
y ella iba a quedarse
mientras nosotros nos íbamos
y la tortura de no ser más que una doble
dejada atrás
en un pueblo en el que le dolía haber nacido
estaba destrozándola ahora
de verdad
y eso hizo que volviera a avergonzarme
de trabajar como actor en una película
y provocar ilusiones tan estúpidas
de modo que me la llevé a mi habitación
sin planes respecto a su cuerpo
y ella se sintió desesperadamente decepcionada
intentó arrojarse por la ventana
y le dije que no valía la pena
no es más que una película estúpida
no tan estúpida, dijo ella, como la vida

1/11/81
Seattle, Wa.

2 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Sabor a barro dejan estos personajes secundarios de Sam. El abandono y la desesperación, la soledad, los grandes temas.

Otra cosa, siempre me pareció muy atractivo este tipo... ya, ya sé... sucede que he estado abriendo el chacra de la sexualidad rubia platino...

Marta Sánchez -NG-

nueva gomorra dijo...

Shepard está como a media distancia de Carver y Bukowski. El libro me gustó mucho, aunque lo leí hace mucho tiempo, pero tenía este poema anotado por ahí

Juan -NG-