9 jul. 2009

La conquista del aire, de Belén Gopegui

Belén Gopegui no es una escritora apolítica. Desde hace mucho tiempo esta joven narradora madrileña mantiene una posición crítica en el panorama narrativo del Estado. Es precisamente desde ese ejercicio de escritura comprometida desde donde parte el pequeño prólogo que el libro lleva en la edición de Anagrama (2007). En ese prólogo se dicen cosas como las siguientes: “El interés del narrador de La conquista del aire pudiera ser mostrar algunos mecanismos que empañan la hipotética libertad del sujeto. Para ello ha elegido una historia de dinero”, o “esta novela plantea la posibilidad de que el dinero anide hoy en la conciencia moral del sujeto”.

En fin, metidos en el ajo, diremos que la novela es un recorrido por el derrumbe de la juventud de tres viejos amigos, antiguos militantes de un ateneo marxista-libertario, unidos ahora por un nuevo vínculo que les hace darse de bruces con el muro de las contradicciones: un préstamo de ocho millones que dos de ellos harán al tercero para que éste saque su empresa de componentes de informática a flote.

Una historia interesante, sentimentalmente potente, donde asistimos a lo que los tres personajes de la novela sienten como su particular proceso de aburguesamiento; un proceso donde los principios son arrancados del terreno de la praxis política cotidiana y empiezan a quemar en la conciencia, como mandamientos religiosos que fueran traicionados con cada concesión hecha al confort o la apatía. Una novela sobre la decepción.

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

un mundo en el que el dinero es un valor superior a la bondad, a la libertad o a la verdad es un mundo que necesita más poetas

nueva gomorra dijo...

aquí estamos un buen puñado!