16 feb. 2018

Viajar con un viaje a Persia


Como sabéis, esta etiqueta va de préstamos y devoluciones de libros. Voy con el último que he prestado. El pasado sábado, en un viaje relámpago a Jaén, aproveché las horas muertas en el autobús para leer un pequeño libro al que le tenía ganas desde hacía tiempo. Se trata de Escuchar Irán, de Patricia Almarcegui. Gracias a su mirada nos acercamos a la experiencia de un viaje que tiene mucho de aventura, con sus gozos y terrores, su tiempo vivo y lento.

El caso es que el libro no duró mucho en mi mochila. De hecho, no sé en qué punto de la noche me puse a hablar del mismo con mi amiga Yolanda, a quien se lo acabé dejando. Me gusta especialmente que este libro empiece a dar vueltas por ahí, sin saber muy ni dónde ni con quién acabará durmiendo. Al fin y al cabo, todos sabemos por experiencia propia que prestar un libro implica asumir el miedo de la pérdida y confrontar ese pavor tiene también, en cierta forma, algo de aprendizaje de lo que algunos llaman desapego y otros generosidad.

No hay comentarios: