15 jul. 2017

70 días en Rusia


Este año, al hilo de la conmemoración del centenario de la Revolución rusa, ha habido un goteo de textos relacionados con la misma que no me ha resultado indiferente. De todos esos títulos de los que hablo, de momento solo he leído uno, Por el pan, la tierra y el trabajo. El anarquismo en la Revolución rusa, de Julián Vadillo (publicado por Volapük Ediciones); un buen ensayo del que ya hablaré en otro momento y del que hace unas semanas escribí una breve nota de lectura para una revista libertaria chilena.

Sin embargo, el hecho de que se volviera a hablar de la Revolución rusa, del papel que jugó el movimiento libertario en la misma y de la represión contra los anarquistas tras la consolidación en el poder de los bolcheviques, me hizo volver la atención sobre un libro que solo había consultado puntualmente y que aún no había leído entero. Curiosamente, al leer 70 días en Rusia. Lo que yo ví, de Ángel Pestaña, me he llevado la grata sorpresa de haber descubierto una obra magnífica, que bien pudiera leerse como un libro de viajes, una crónica periodística o un diario político. Por otro lado, también me ha gustado el estilo de Pestaña, mucho más depurado de lo que yo pensaba y que sorprende por su contención, su elegante sobriedad y su capacidad de evocación. 

Del fondo, bueno, lo que ya sabemos. Pestaña, enviado por la CNT para participar en el congreso de la III Internacional, observa con sus propios ojos los claroscuros del régimen soviético, criticando el funcionamiento del sistema en su conjunto y abominando de algunas de sus características más destacadas, como el burocratismo ineficaz auspiciado por el Partido Comunista, el absurdo centralismo del planeamiento económico y, sobre todo, la espiral represiva desatada por el gobierno de los soviets contra cualquier oponente político que les hiciera frente. 

En cuanto pueda, le echo mano a Consideración y juicios de la III Internacional, que promete.  

No hay comentarios: