14 feb. 2016

Razón de más: dos poemas de Antonio Méndez Rubio

ÚLTIMA CONDICIÓN

1/

DE la noche sin viento
se ausentó el pájaro y su duermevela.
En las ramas atentas
la rabia apareció sin nada
más que decir:
última condición
convertida en espacio,
en espacio común.
Madrugada sin voz.
Del silencio aprendió
su indisciplina.
                         Todo
parecía que me pidiera luz,
una imagen, un signo
que mi lengua tentando
volviera comprensible.

ASÍ FUE

LO que te dejo
para cuando no vayas a  volver.

Lo primero abre el aire.
Sal sin más por la noche
a la esquina sin luto.
Oído en un sueño bueno.
Me escucharás mirarte,
todo el cuerpo hacia ti,
adorarte en las cosas
que no sabes hacer, o, pendiente
de un hilo claro, cuidarte
mientras
               -ten los ojos callados-
la noche que viene del mar
en paz te acurruca,
te duerme.

No hay comentarios: