9 oct. 2014

Todas hieren



Y no hay vuelta atrás que valga
ni vuelta de hoja ni otro borrón
que el de la última y definitiva singladura,
ni tampoco perdón ni tal vez olvido,
no hay sino envés, suerte en contra,
dados amañados.
Hay heridas que no cicatrizan,
heridas ocultas, secretos últimos.
Así puedes coger un alacrán con la mano.
Hay jabalíes que hozan en la espesura,
que clavan su navaja en el tronco del castaño
y que dejan en el aire un turbio olor
a fronda y a furia.

Miguel Sánchez-Ostiz

- La imagen que acompaña el post viene de aquí:
http://es.paperblog.com/art-of-innocence-el-arte-de-la-inocencia-1628726/

3 comentarios:

Ángel rodríguez López dijo...

Me gusta. Muy buen poema. Sobre todo la parte final
_

Miguel Sánchez-Ostiz dijo...

No recuerdo haberlo escrito ni dónde está publicado, Miguel Sánchez-Ostiz

nueva gomorra dijo...

Muy buenas.
Está publicado en "Deriva de la frontera" (Ediciones 4 de agosto).
Un saludo.