14 oct. 2012

De sombras y paseos

No os descubro nada si os digo que hay veces en las que leemos fragmentos de libros que se nos cuelan como un tiro en la conciencia. Textos que atrapamos como si fuéramos adolescentes. Lo cuenta también Bértolo en La cena de los notables, un ensayo del que hemos hablado aquí en otras ocasiones. Me refiero a lo de la lectura adolescente o al tipo de lector adolescente. No nos entretenemos más. Os dejo con uno de esos textos.

...


DE TODAS cuantas sombras me acompañan elijo esta de agosto a media tarde, porque me hace más alto y confiado, y me mira de frente y no me ignora.
Y con ella me voy camino abajo, contándole ganancias y desvelos, sintiendo que me escucha y me conforta con su silencio oscuro y obediente.
Cuando llega el momento de volver, sin queja de cansancio ella me sigue y me noto más grande y protegido, como si fuéramos los dos yo solo.
- ¿Es esto lo que quieres? ¿Una sombra?
- Es esto lo que tengo, y no me importa.

2 comentarios:

BaBel dijo...

no sabes el abrigo que me supone esta entrada, justo hoy, justo a esta hora....

Juan Cruz López dijo...

Me alegro ;)