11 sept. 2011

Un poema de Emilio Arnao

Éramos niños de Góngoras pobres,
ropas en los cuerpos de zazos veranos,
dibujos de 1966, toros de la inocencia,
hojas que morían en las zonas de la libertad,
Diegos de números, Atlétic, imaginando,
éramos felices con los climas de las tardes.

Estábamos vivos cuando la luna prieta emitía
canciones de guerra, pesetas de nieve, amándonos,
siestas de las tardes, coca cola, ardían los payasos,
emergiéndonos en las aguas, tristes lagos de conceptos,
estábamos viviendo en los edificios donde el sol nos quebraba.

Niños de los barrios, niños de las perreras, blancos,
puros, terribles, inocentes como caldos, mirindas de luz,
niveles de casas rosas para la lluvia que penetra,
niños de los cromos, Fofó, y los amores diurnos,
niños de las tablas marítimas y el fuego concedido.

2 comentarios:

BaBel dijo...

toros de la inocencia

Juan Cruz López dijo...

...y niños de las perreras