11 abr. 2011

Estatua de sal


mapas
apuntes
notas al margen
cuadernos de alfabetización
fotos
diarios de campo
billetes de autobús
correos electrónicos
repletos de advertencias:
no pagar a los informantes,
decir que eres maestro,
no criticar al PRI

fragmentos
de un viaje
con el que naufragó
otra juventud posible,
otra identidad posible

caminos barridos
por el viento

jamás aprenderé la lección
de la hijas de Lot

Juan Cruz López

6 comentarios:

BaBel dijo...

desapercibir el entorno
le es imposible
a los ojos embarcados
en la realidad
que nos palpa irónica
ese hacha que nos taja
en dos mitades
la
neutralidad

Anónimo dijo...

No recuerdo esa fachada así de colorida. Supongo que la foto es actual. Pero por Lo demás está Lo mismo. La voz del pueblo hñahñu hablando para ustedes a 2500waps de potensia. Tengo que escribir algo sobre las grutas de tolantongo.
Cjm -ng-

nueva gomorra dijo...

Eran algo así como míticas, ¿no? Podrían haber vivido allí los demonios que atormentaban los sueños de los pequeños otomíes. A ver si nos pasamos fotos. Ese.

Roque dijo...

La lección de las hijas de Lot, por desgracia, no las hemos aprendido muchos. Es normal utilizar el retrovisor, lo malo es que si uno lo miro mucho al final se la acaba pegando.
Como siempre, genial en tu diversidad, Juan.

Anónimo dijo...

Isabel, felicidades por tu recital del otro día. A todos ustedes, felicidades por el blog.

nueva gomorra dijo...

La verdad es que sí. Fue uno de los mejores recitales enlamasmedulanos de los que he visto. Y además tres poetas muy distintos. Sergio, gracias.