19 jul. 2018

Un escritor, sentado en una sala de espera, escribe


El fragmento que vais a leer más abajo es el primer párrafo del cuento «De duelistas mórbidos y satélites mal calibrados», perteneciente a Cardiopatías. Relatos de insumisión y dudas, firmado por Juan Miguel Contreras (Baile del Sol, 2017). Hacía tiempo que el estilo no se hacía tan visible... Y me gusta.

***

El escritor, sentado en la sala de espera, garabateaba sin mesura historias e historias como una araña febril tejiendo una inmensa tela en una bóveda insolente y abandonada por los hombres a la espera de encontrar un camino a seguir. Lo hacía sin motivo aparente (no tenía editor, aunque muchos años atrás había publicado un par de novelas) y lejos de justificarse con sortilegios idealistas cada vez que se enfrentaba a una hoja en blanco, a su edad (que no era mucha aunque tampoco despreciable) había descubierto que escribir (o más bien inventar historias) le producía una especie de placer íntimo y, por tanto, le parecía totalmente antinatural tener que renunciar a ello solamente porque no alcanzaba a dar (o a darse) un motivo razonable más allá de esa suerte de vicio solipsista.

No hay comentarios: