8 may. 2017

La vida administrada


La destrucción del mundo orgánico a nuestro alrededor no se entiende sin que haya muerto gran parte de la vida social que se fue creando en su seno a lo largo de millones de años; sin la desaparición de formas de relación no sujetas a la instrumentalidad y la ganancia; y sin el hundimiento de «instituciones vernáculas», como las llamó Iván Illich, que aún remitían a sociedades basadas en la subsistencia y no en el desarrollo. En su lugar, ha aparecido un ejército de expertos en cualquier materia, de redes profesionales internacionales y cuerpos funcionariales, que median en nuestra adaptación a la catástrofe cotidiana, administrando con pericia los restos de la vida social y asegurándose de que permanezcan en los estrechos márgenes que impone la situación de emergencia.

- En La vida administrada. Sobre el naufragio social, de Juanma Agulles (Virus. Barcelona: 2017).

No hay comentarios: