19 feb. 2017

Lugares que nos habitan


Ya lo he dicho varias veces en el blog, pero no deja de sorprenderme la finura y amplitud de la colección de narrativa de Baile del Sol. Muchos pusimos el ojo hace mucho tiempo en ella por su colección de poesía, pero somos otros tantos los que nos estamos enganchando a los libros de cuentos de la editorial.

Hoy, por ejemplo, os diré cuatro cosas de uno de ellos. Hablamos de Lugares que nos habitan, de Marta María López (Riberas , Asturias, 1975). Un libro de relatos de poco más de ochenta páginas, con nueve piezas que funcionan a la perfección y que se hallan unidas por un hilo conductor potente: la extrañeza de los lugares donde habitan los personajes. De todos ellos, me quedo con dos cuentos especialmente potentes, y no tanto por su cierre sino por la tensión narrativa y las amplitud simbólica de buena parte de sus escenas. Hablo de «Un poco de intimidad» y «Tampones y pomelos». En el primero, una pareja perfecta ve como su cotidianidad se deteriora tras la construcción de un inquietante hotel cercano a su casa. En el segundo, un soltero solitario y aburrido se encuentra de repente compartiendo su vivienda con una visitante alojada en el fondo de uno de sus armarios. Finalmente, Lugares que nos habitan es un libro contenido, muy preciso, leal al género y que te deja con ganas de leer más.