23 ene. 2017

Dos de Caeiro


Y de repente encontrarse con un libro: Poesía completa de Alberto Caeiro, el heterónimo de Fernando Pessoa.

XXV

Las pompas de jabón que este niño
se entretiene en hacer con su pajita
son traslúcidamente toda una filosofía.

Claras, inútiles y pasajeras como la Naturaleza,
amigas de los ojos como las cosas,
son sólo lo que son
con una precisión redonda y aérea
y nadie, ni siquiera el niño que las suelta
pretende que sean más de lo que parecen.

Algunas casi no se ven en el aire luminoso.
Son como la brisa que pasa y apenas toca las flores,
que sólo sabemos que pasa
porque algo disminuye en nosotros 
y todo se acepta con mayor nitidez.

XILX

Me meto para adentro y cierro la ventana.
Me traen el quinqué y me dan las buenas noches.
Y mi voz contenta da también las buenas noches.
Ojalá mi vida fuera siempre así:
el día soleado o suave de llovizna,
o tempestuoso como si acabara el mundo,
la tarde suave y los corrillos que pasan
observados con interés desde la ventana,
la última mirada amiga ofrecida al sosiego de los árboles,
y luego, ya cerrada la ventana, el quinqué encendido,
sin leer nada, sin pensar en nada, sin dormir siquiera,
sentir correr la vida a mi través como un río corre por su lecho,
y ahí afuera un gran mutismo, como el de un dios que duerme.

- Poesía completa de Alberto Caeiro, Fernando Pessoa, trad. Manuel Moya (Baile del Sol, Tenerife: 2015).

No hay comentarios: