28 mar. 2016

Violencia doméstica


VIOLENCIA DOMÉSTICA

1

Era invierno, lunar, húmedo. Al caer la tarde
las plántulas de estaño quedaron huérfanas de luz lunar.
Encantado de conocerte, carne para agradarte
decía el letrero en el escaparate del carnicero del pueblo.

Todo cambió el año que nos casamos. 
Y después de que nos mudáramos a las afueras.
Qué jóvenes éramos, qué ignorantes, qué dispuestos
a pensar que la única historia era la nuestra.

Y había una pareja que discutía por la noche,
sus voces altas, agudas:
nada es del todo
justo en las vidas de aquellos que se aman.

Eavan Boland

No hay comentarios: