24 feb. 2016

Democrática servidumbre


Por otra parte, en las páginas en que Tocqueville anticipa el estado de una sociedad de individuos privados, anónimos e intercambiables, su visión parece más de acuerdo con nuestra sociedad democrática. Lo que era una amenaza se convirtió en una realidad: una muchedumbre innumerable de hombres "que giran sin reposo para proporcionarse pequeños y vulgares placeres con los que llenan su alma". Esta especie de servidumbre regulada, suave y apacible, "podría combinarse mejor de lo que se imagina con algunas de las formas exteriores de la libertad, y que no sería imposible establecer a la sombra de la soberanía del pueblo. [...] En este sistema, los ciudadanos salen por un momento de la dependencia para indicar quién será su amo, y luego vuelven a entrar en ella".

- El texto, como es evidente, pertenece a La voluntad del pueblo, el ya clásico de Eduardo Colombo. El entrecomillado es una cita de De la democracia en América, de Tocqueville.

2 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

Quizá sea el tiempo de las pequeñas palabras y hablar de libertades en vez de libertad, de voluntades en vez de voluntad.

nueva gomorra dijo...

Desde luego.