5 oct. 2015

De precios, brujas y fanzines


Este fin de semana, un lector que, curiosamente, también es editor, se quejaba de lo caros que estaban los fanzines que vendían las distris y editoriales presentes en el festival A sangre: mercado libre editorial, donde también tuvo su sitio Piedra Papel Libros.

En esto de los precios de los libros y fanzines, suele pasar lo mismo que ocurre con el resto de cosas. Cada uno atribuye un valor distinto a las cosas y quizá por eso a uno le puede parecer cara una cosa que, por ejemplo a mí, me puede resultar barata. Tampoco es cuestión de darle más vueltas al tema. 

No obstante, vuelvo a la queja. ¿Fanzines caros? Pongo el ejemplo del último que he leído: Mujeres en la hoguera. La caza de brujas, el cercamiento de tierras y la aparición del capitalismo en Europa. En este caso, nos encontramos con un texto de 48 páginas, muy bien trabajado por dentro, firmado por Lady Stardust y traducido por Layla Martínez. Lo edita Antipersona. La encuadernación es muy chula, con un cartón cerrado con virguería y lacrado con sello de cera. El alzado, de doble grapa y con adorno de lana, permite que el fanzine tenga consistencia y aguante subrayados y maltratos impertinentes típicos del lector-investigador. Además, si lo pides en su blog, te lo mandan a tu casa sin que pagues ni un duro de gastos de envío. En fin, no creo que haga falta seguir.

El único propósito de este post era anotar el trabajo que hay detrás de algunos textos editados en formato fanzine. Muchos de nosotros hemos crecido a base de curiosidad y lecturas baratas, pero de gran calidad. Ambas cosas pueden ser compatibles si uno es capaz de considerar al fanzine por lo que es y no por lo que puede parecer: un hermano menor de la familia editorial. 

No hay comentarios: