11 ene. 2015

Hey Little Rich Boy


Ayub el Magnífico estaba fuera en el porche; su gran Karbala tatuado en el pecho podía leerse a kilómetros. Cuando nos vio llegar, corrió adentro a poner el Hey Little Rich Boy de los Sham 69. Después volvió a salir, sobrevoló las escaleras del porche y se lanzó encima del techo del coche de Jehangir para bailar sobre mi cabeza. Cuando salí del coche, me recibió con un placaje estilo plancha voladora. Estuvimos un rato revolcándonos por el césped delantero de la casa. Por experiencia, ya había aprendido a no vestir mis mejores galas cuando estaba con aquellos tipos.

- The Taqwacores, Michael Muhammad Knight (Ginger Ape Books & Films, 2014; página 45). 

No hay comentarios: