12 sept. 2014

Las amantes


Este libro me lo regaló un preso. Ahora comprendo sus palabras. Sé por qué tenía que sacarlo de allí. No lo leáis. Él lo hizo, pero era difícil proyectar algún tipo de esperanza limpia después de hacerlo (por eso quería huir de él como de la peste). No lo leáis. Yo lo he hecho y el libro prende, acaso una vez más, el viejo rescoldo, que ya creía apagado.

Solo hay un problema: la autora es austriaca. ¿Y entonces? Pues que tenéis que leerlo... Leed todo lo que venga de ese santo país de narradores.

No hay comentarios: