1 abr. 2014

Meditaciones (y III)


Alejandro de Macedonia y su mulero, una vez muertos, se convirtieron en lo mismo. O bien regresaron a las mismas razones seminales del Universo, o se dispersaron de igual manera en los átomos.

Marco Aurelio (Meditaciones).

No hay comentarios: