6 ene. 2014

Un poema de Antonio Gamoneda


Hay caminos de amargura
de mi boca a tus mejillas.
La desnudez de tus pechos
pone en mis manos ceniza.

Acaso entre tu mirada
y mi voz los muertos vibran.


No hay comentarios: