13 ene. 2014

Los últimos años de Freud


A casi diez años de su muerte, en una conversación con George Sylvester Viereck, Freud insiste en que no es pesimista y en que es feliz. "No detesto el mundo -afirma-. Expresar desprecio por el mundo no es sino otra forma de seducirlo, de atraerse un público y su aplauso". Ya creó su teoría; está enfermo; a causa de las circunstancias políticas en breve tendrá que abandonar Austria, su país, y refugiarse en Londres, en donde va a morir. [...] Freud resume su vida, de más de setenta años: "He comido lo suficiente. He disfrutado de muchas cosas: de la camaradería de mi esposa, de mis hijos, de las puestas de sol. Vi crecer las plantas en primavera. De tanto en tanto, me fue dado recibir un apretón de manos de un amigo. Una o dos veces me encontré con un ser humano que estuvo a punto de entenderme. ¿Qué más puedo querer?".

- En Atormentados, de Bárbara Jacobs (Alfaguara. Madrid: 2002). 

No hay comentarios: