25 feb. 2012

Frutos

Ranas en la larga
cabellera de mi mujer.

Luego nos comemos
las ancas llenas de canas,

mondamos los recuerdos,
los frutos del amanecer.

Miguel Ángel Curiel

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es ingenioso, no sé por qué pero me ha hecho gracia ;-).

Es distinto a otros textos que habéis publicado últimamente, tiene su salero.


María

Anónimo dijo...

Se le echó de menos en este voces del extremo. Ángel

Juan Cruz López dijo...

Desde luego.