15 jul. 2011

Felipe Zapico en Voces del extremo


Estalló un vaso a nuestros pies
dos bofetadas sirvieron para educarle
las mujeres me admiraron esa noche
pero durmieron con los hombres
que se habían quedado quietos
muy quietos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Suele pasar
Cjm _ng_

Anónimo dijo...

Zapi, eres maravilloso. Siempre. Soy Rafaria.