3 jun. 2011

La biblioteca de J.G.

A Jesús lo podéis encontrar aquí. Su biblioteca debe de ser grande, muy grande, y rica, como un potaje de garbanzos con chorizos. Me lo encuentro habitualmente. Él sabe bastante de narrar esos encuentros fortuitos. Muchas veces en Metrópolis, otras tantas en El tren, la única cafetería que abre por el barrio los domingos. Él lee el periódico, yo tomo café, tostadas, zumo de tomate, de todo para pasarme por la piedra la resaca. Es un tipo amable y le gusta leer. Siempre tiene una sonrisa preparada y camina de la mano con sus niños. Tiene una variante de Lucía, el primer relato del 50 que algún día espero leer. Cuando dije que nos enviarais fotos de vuestras bibliotecas a nueva.gomorra@gmail.com, él no tardó en responder. Nos sigue la pista desde hace mucho. Meteco entre metecos, quizá va siendo hora de condederle la ciudadanía honorífica.

4 comentarios:

J. G. dijo...

Demasiado bueno en pocas palabras, no merezco tanto, sólo sóy un peatón más por la ciudad.

Gracias.

Lola dijo...

Un peatón que nos ayuda a saber mirar a ambos lados.... Me siento halagada por ser su amiga.

nueva gomorra dijo...

En todo caso, un peatón amigo.

Céfiro dijo...

Algún día provocaré un encuentro con el transeunte J.G.