20 jun. 2011

Dos poemas de Antonio Martinez Sarrión


FUERON VIOLADOS LOS PACTOS

Hace ya mucho tiempo que esa luz,
la que desde sus límites precisos
descendía a los vivientes y las cosas
subrayando sus rumbos, ya no existe.

Quedan las limpias tardes con viento de poniente,
ciertos perfiles de un cuenco de barro
que dicen esa estrofa de mutilados versos
en la que venteamos un resto de esplendor.

Lo demás es penumbra, griterío,
la deformante grieta del espejo,
los años desecando tanto aljibe
para, al cabo, encontrar monedas de latón.

EL VICIO DEL MAR

Hoy decidió pescar.
Armó una caña
con la pala amarilla y unos hilos
(del anzuelo ignoraba el nombre mismo
y el cebo era la flor de los enigmas)
y, mar atardecido,
partió con la mujer hasta unas piedras
por donde rompe el agua.

Las dos figuras desde la terraza,
la noche que se entraba con sus sedas
y la amarga parálisis del habla
porque aquel pez enorme,
que ambos miraban aterrados,
presentaba mi faz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un gran poeta, sin duda. A mí particularmente es de los que más me gustan dentro de los Novísimos.

Roque

Juan Cruz López dijo...

A mí me ha gustado también.