17 abr. 2011

De mecánica y alquimia, Juan Jacinto Muñoz Rengel


Acaba Poetica 2011 y empiezo a desembarazme, poquito a poco, de las voces de Gamoneda y Luis Antonio de Villena, pero también de las de José Luis Morante, Inmaculada Garrido y del resto de poetas que me han invadido esta semana. Uno de ellos, Gottfried Benn, me habló desde su tumba a través de un libro (Morgue) que me dejó Bernardo, con el que suelo intercambiar lecturas, y a quien tengo que agradecer que me haya prestado el mejor libro de relatos que he leído en años. De mecánica y alquimia, se llama, y lo firma Juan Jacinto Muñoz Rengel.

Esta colección de cuentos no lo es tanto, es decir, las fronteras entre los distintos relatos son difusas y es notable la presencia de elementos narrativos que juegan un papel múltiple. Frases, personajes, guiños de estilo, que van apareciendo como fantasmas por las diferentes habitaciones de esta casa de ficción diseñada por el autor. Acierto ahí, pero también en la manera de interpretar el género fantástico. Porque son eso, pequeños cuentos ambientados no sé sabe muy dónde, aunque algunos sí, pero al fin y al cabo relatos donde la ficción fantástica se va vistiendo con trajes de época, ya que las historias que cuenta Muñoz Rengel tienen su casa en el tiempo que va desde la Edad Media hasta nuestros días, y más allá.

Sin duda sería difícil, muy difícil, elegir un cuento con el que quedarme, pero El sueño del monstruo trapa de tal manera que después de leerlo he tenido resaca durante horas. Hablo de la dificultad para seleccionar uno de los cuentos como el mejor y digo que esa dificultad viene dada, entre otras cosas, porque quizá lo mejor del libro sea la atmósfera tan partícular que el autor logra generar conforme uno va leyendo. Una atmósfera de misterio, donde los personajes de cada relato parecieran conocerse de toda la vida, es decir, como si fueran vecinos que habitasen esas páginas desde el medievo. Una atmósfera que, al menos en mi caso, me ha facilitado una lectura pasional del libro.

Una grata sorpresa, qué duda cabe, pues aunque esta obra lleva editada algún tiempo y ha recibido importantes premios, no me había cruzado con ella anteriormente.

2 comentarios:

J. G. dijo...

buenísimo, además me lo recomendó de forma indirecta (a mí no me habla) el mismo.

nueva gomorra dijo...

A mí me ha gustado mucho, Jesús, aunque también es verdad que es uno de los libros que a uno se le antojan insoportablemente cortos.