20 ene. 2011

hola, ¿cómo estás? ¿qué hiciste el fin de año de 2005?


estuve...
bebiendo como un loco, con la certeza de una corazonada, con la fe de un exvoto al estilo español, una masacre de corazones chispeando en mis ojos al rojo vivo...

estuve...
intentado apuñalar las luces del invierno durante las primeras horas de enero con hojas afiladas de otoño en el eterno final de verano que alimenta reflejos suicidas...

estuve...
chupando los dedos mojados en polvo de amor, evitando los fantasmas tornasolados en el falso amanecer de la tarde, tumbado en una cama celestial surcando los mares vacíos del silencio (breve noche cortante sin estrellas ni memoria)

estuve...
vaciando de confeti y brillantina mis bolsillos (corredores atestados de labios y corazones), y aquí en mi cabeza, atrapando moscas, arañando telarañas, activando minas anti-persona, acariciando bolas de pelusa y pensamientos a la deriva...

estuve...
aclarando mi sangre color rojo oscuro, destilando la pez de mis bronquios con cerveza anaranjada, ron y marihuana, fumándome la vida misma...

estuve...
disparando a discreción las canciones sin letra, los mensajes del tiempo agotado, los recuerdos transfigurados, las situaciones que se repiten, los caminos errados de la noche, las casualidades invisibles -cazadoras furtivas de mariposas-, dando muerte al imaginario colectivo de mi enloquecido mundo interior...

estuve...
peinándole las lágrimas a un gato blanco, gordo y castrado, reventando ritos, esgrimiendo escusas, mirando, pensando... esperando el final del terrible verano sentado sobre mi sombrero...

Ben Goraled (Poetica Seminarii, enero-febrero 2007)

1 comentario:

nueva gomorra dijo...

Pues yo estaba contigo!