14 nov. 2009

La velocidad de las cosas, de Rodrigo Fresán

Leo lo escrito y no me gusta demasiado. Espero tener tiempo suficiente para corregirlo, pienso, sabiendo que no me alcanzaría todo el tiempo del mundo porque es muy poco todo el tiempo que le queda al mundo y que, en realidad, el destino de todos nosotros, los escritores que obedecemos al llamado de la vocación y no al afán de licro, no es más que una continua búsqueda de pretextos para diferir el momento de tomar la pluma.

1 comentario:

nueva gomorra dijo...

¿De qué se trata esta velocidad de las cosas, Lot? Justo leo el título en un momento veloz, y me parece que Fresán lleva toda la razón cuando dice que es muy poco el tiempo que le queda al mundo, no nos queda tiempo, no tenemos tiempo. Eso y lo de los pretextos, claro...

Un saludo

Lili -NG