21 nov. 2009

Caballo de trapo

Al pequeño Sebastián lo despojan como pueden de su infancia. Tras la muerte de su padre la única opción es crecer lo más rápidamente posible y convertirse en un miembro útil de la sociedad. A los ojos de su madre Sebastián ya tiene demasiados años y ha desgastado ya demasiado tiempo. Tras el fallecimiento de su marido, lo único que la viuda quiere ahora es eliminar cualquier rastro de infancia que haya en la casa, siendo Sebastián y su caballo de trapo los más afectados por la decisión. Ante la negativa de Sebastián que lloraba y pataleaba con sólo pensar en la posibilidad de tirar el viejo caballo, la viuda optó por dejarlo junto a un contenedor mientras el niño dormía."Es por su bien, sólo por su bien. Es necesario que crezca, no puede ser un niño toda su vida" se repetía la triste señora vestida de negro. Pero la triste señora, que vistió de negro el resto de su vida, no podía estar más equivocada, ya que su hijo Sebastián se acabó convirtiendo en otro Ciudadano Kane que no apartó de su mente el viejo caballo de trapo durante todos y cada uno de los días que le quedaban de vida, ya que a lomos de aquel viejo caballo era como pretendía huir de aquella casa en la cual no le dejaban tener infancia.

Caballo de trapo
es una texto de Marla Jacarilla perteneciente a su proyecto Historias sobre cosas que la gente acostumbra a abandonar en la calle.

4 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Marla, la nuestra también es tu ciudad. ¡Un abrazo!

mientastanto dijo...

triste historia..

nueva gomorra dijo...

Gracias Marla, preciosa tu historia, certera.

Bram -NG-

Blumm dijo...

La historia en sí es todo un océano. Me gustó.
Saludos a todos que sois más que en mi casa...