18 ago. 2009

Frustrado fetichisme


Me he montado una historia
creíble
pero no cierta,
para acercarme un rato
y hablar contigo,
mujer de los zapatos negros
de tacón brillantes.
Cruzar un par de palabras,
dejar caer,
como quien no quiere la cosa,
el comentario desintencionado
con más intención de la historia
del circo romano ambulante
para darme cuenta
de que eres tonta de remate.

Desilusión.
Me dijo una amiga
que se te veía en la cara...

4 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Pretendemos con esta nueva etiqueta sacar a la luz todos aquellos poemas que, por diversos motivos, quizá murieron en el saco de la autodefenestración.

Empezamos con un clásico entre los poemas de retaguardia del ciudadano Cruz López. Un poema que se lo dedicamos a nuestro buen amigo Curro Jiménez.

White panther girls dijo...

Aúpa por el ciudadano JCL. Gustamos de esta nueva etiqueta. Nos contenta. Nosotras entendemos lo que dice, ha de saber que hemos construido un Altar al Santo Fetiche, pero no, no se ponga contento tan deprisa, el caso es que lo que queremos es transgredirlo, más bien agredirlo, acabar con él, asesinarlo, pero para eso antes tenemos que compreder el fenómeno en profundidad, entender el mecanismo que el fetiche genera en una mente pornografiada, ya sabe usted a qué nos referimos...
Por eso hemos venido a su ciudad, sabemos de alguien que podría sernos de gran ayuda siempre y cuando nos lo ganemos el ejército de salvajes amazonas en el que nos hemos constituido, sí, hermosísimas mujeres hechas para el placer, pero no se confíe, nuestro placer se llama destrucción.

Muy agradecidas y entregadas,

White panther girls.

Blumm dijo...

El escritor no se lo cree. El poeta menos. Su labor, además de ligar arte, reside en buscar editor. El escritor y el poeta deberían "invertir" muchas más calorías en encontrar ese escalón.

Muchos y buenos no lo encuentran, tropiezan. Y se caen, y se hacen pupa y sangran y lloran y se pasan la vida persignándose...

Saludos.

Me gustó, como bien he escrito.

Anónimo dijo...

Juanito, sabia que era un poema tuyo desde el comienzo. Que bueno.