27 jun. 2009

Portugal, un poema de Jorge de Sousa Braga


Portugal


Portugal

Yo tengo veintidós años y tú haces a veces que me sienta como

si tuviera ochocientos

Qué culpa tuve yo de que Don Sebastián fuese a combatir a los infieles

al norte de África

sólo porque no podía combatir la enfermedad que le atacaba

los órganos genitales

y nunca más regresara

Casi llego a pensar que todo es mentira que el Infante

D. Enrique fue una invención de Walt Disney

y Nuno Álvares Pereira una ordinaria imitación del Príncipe Valiente

Portugal

No imaginas la excitación que siento cuando oigo el himno nacional

(que mis egregios abuelos me perdonen)

Ayer estuve jugando al póquer con el viejo Restelo

Va al psiquiátrico Júlio de Matos

Le dieron unos electrochoques y se está recuperando

aparte del hecho de que ahora me intenta convencer de que nos espera

un futuro de rosas

Portugal

Un día me encerré en el Monasterio de los Jerónimos para ver si

contraía la fiebre del Imperio

pero lo único que conseguí coger fue un resfriado

Puse patas arribas los archivos de la Torre de Tombo sin lograr encontrar un

pétalo que perteneciera

a las rosas que Gil Eanes trajo del cabo Bojador

Portugal

Si tuviera dinero compraba un Imperio y te lo daba

Juro que sería capaz de hacer eso sólo para verte sonreír

Portugal

Voy a contarte una cosa que nunca a nadie conté

Sabes

Estoy locamente enamorado de ti

Me pregunto

Cómo pude enamorarme de un viejo decrépito e idiota como tú

pero que tiene un corazón dulce más dulce aún que los pasteles

de Tentugal

y el cuerpo lleno de puntos negros que poder extraer

a voluntad

Portugal ¿me estás oyendo?

Yo nací en mil novecientos cincuenta y siete Salazar estaba

en el poder nada de resentimientos

mi hermano estuvo en la guerra tengo amigos que emigraron

nada de resentimientos

un día bebí vinagre nada de resentimientos

Portugal después de haber salvado numerosas veces los Luisiadas a

nado en la piscina municipal de Braga

iba a proponerte ahora un proyecto eminentemente nacional

Que fuésemos todos a Ceuta en busca del ojo que Camões allí dejó

Portugal

¿Sabes de qué color son mis ojos?

Son marrones como los de mi madre

Portugal

Me gustaría besarte muy apasionadamente

en la boca

3 comentarios:

nueva gomorra dijo...

Jorge de Sousa Braga nació en Oporto en 1956 y pertenece a la generación de poetas lusos posrevolucionarios.

Irónico y áspero, certero y dotado de un gran sentido del humor. Médico de profesión es también poeta y traductor; entre los autores que ha vertido al portugués se encuentra el magnánimo Borges, lo que le honra enormemente.

¡A por la traducción por la traición! podría ser la divisa de esta sección de tradicciones que camina, aunque despacio, firme y determinada.

Bram -NG-

Anónimo dijo...

¿Portugal no era el país de Vera Pereira, la poeta de la Generación Ausente caracterizada por sus poemas infantiles y rollizos?

Es que si Portugal es su país y el país de este gran poeta, pues yo me hago luso ahora mismo, o por lo menos iberista, como los viejunos de la FAI

Juan
-NG-

Bram dijo...

Yo también luso declarado, desde aquí felicito al noruego luso por esta tradicción que realizó en colaboración con Vera Pereira, poeta tremendista a quien se le atribuye la invención de esa nueva sensibilidad poética que vulgarmente se dado en llamar exagerada.

Bram -NG-