29 jun. 2009

Hablarte sin apuntador

Un violín, un bohemio, una calle de París;
un eufemismo, una estrategia,
entendernos sin necesidad de historicismos,
emborracharnos de posibilidades aún sabiendo que no son posibles.

Una conversación llena de palabras que empiecen por "meta" con unas reglas preestablecidas a saltarse. Escribir algo con fuerza, unas palabras con punzón que apuñalen sin necesidad de rodeos... Hablarte sin apuntador.

3 comentarios:

nueva sodoma dijo...

y esto de quién es? contesten, o les atacamos con nuestra guardia ucraniana de amazonas!

Bram dijo...

Se trata del doncel que cautivó el domingo a la mujer más hermosa del imperio otomano, que por cierto, es casi como Bukowsky, un tipo que tiene un as debajo de la manga y que pronto, muy pronto, revolucionará la blogosfera con un órdago del tamaño de Notre-Dame de Paris.

Aúpa Salinger, por tu incógnita en clave bohemia

Bram -NG-

Anónimo dijo...

¿Salinger? Zuti, estás más loca que una .... cabra