13 may. 2009

Profesor Moriarty, te amamos


Nos interesa Sherlock Holmes. Nos interesa la personalidad contradictoria del investigador, nos interesa la sutilidad con la que se mueve en el abismo de las adicciones (morfina, cocaína, heroína) y no nos interesan esas ediciones de literatura juvenil donde se censuran párrafos enteros donde, por ejemplo, el bueno de Holmes se despacha a gusto un picotazo de jaco (por supuesto, ante las quejas de su colega John Watson, que siempre le quiere bien).

Pero nos interesa más Moriarty, a mí por lo menos mucho más. Voy a proponer que le hagan una estatua en una de las plazas de New Gomorre. Aunque, no se engañen, de quien en realidad estoy hablando no es del personaje de los libros de Conan Doyle, sino del doctor chiflado de la serie de animación de Miyazaki, cuyos imbéciles esbirros se encargaban de chafarle todos sus maléficos planes. ¿Quién no recuerda sus loquísimos aparatos? ¿Quién no recuerda su bigotillo de lord perruno? ¡Es un crack!

Acabo exigiendo la reposición inmediata de la serie en prime time.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto sí que es un rescatazo.

Secundo la propuesta de la estatua conmemorativa del preclaro profesor Moriarty.


Bram -NG-

Anónimo dijo...

Claro que sí, es la némesis que todo individuo con un mínimo de clase desearía ¿no creen?... la estatua que sea en uno de esos aviones locos del bueno Mor... elemental querios gomorros...


Norman

nueva gomorra dijo...

se nos olvidaba decir que hemos puesto una escapada con un capitulo de la serie!