27 may. 2009

Poesía Vertical (Antología), de Roberto Juarroz



Pienso que en este momento
tal vez nadie en el universo piensa en mí,
que sólo yo me pienso,
y si ahora muriese,
nadie, ni yo, me pensaría.

Y aquí empieza el abismo,
como cuando me duermo.
Soy mi propio sostén y me lo quito.
Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

Tal vez sea por esto
que pensar en un hombre
se parece a salvarlo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

el señor juarroz, con ese apellido tan curioso, me ha dejado boquiabierta... lo desconocía y agradezco la textura, lo buscaré... y si lo tienes, pqueñaja, traelo el viernes para el weekendillo... pensar en un hombre se parece a salvarlo?

Anónimo dijo...

Juarroz y Pizarnik eran amigos (aprendían, disfrutaban) de Antonio Porchia. Me gustan sus "voces". Aquí dejo el enlace:

http://www.antonioporchia.com.ar/sp/home.php

nueva gomorra dijo...

todavía no he acabado el libro, pero, me está gustando bastante y tiene una poesía personalísima, de tono reflexivo y filosófico, sin una sola rima y con una preocupación por la resaca poética muy del estilo de doña pazutismo. fue un buen descubrimiento en nuestra incursión sevillana

Tanita Bramosky dijo...

Qué certero es este otro Roberto, Lot. Esto se va a convertir en una maldición... primero vino Arlt, luego Bolaño, ahora Juarroz (que es como Juan Cruz López comiendo mucho arroz y diciendo muchísimas verdades).

Me has convencido. Lo pongo en cola.

Por otra parte, al hilo del comentario anónimo (identifíquense, ¡pardiez!) que habla de Antonio Porchia, encontré este lindo poema que le dedica Juarroz:

Hemos amado juntos tantas cosas
que es difícil amarlas separados.
Parece que se hubieran alejado de pronto
o que el amor fuera una hormiga
escalando los declives del cielo.

Hemos vivido juntos tanto abismo
que sin ti todo parece superficie,
órbita de simulacros que resbalan,
tensión sin extensiones,
vigilancia de cuerpos sin presencia.

Hemos perdido juntos tanta nada
que el hábito persiste y se da vuelta
y ahora todo es ganancia de la nada.
El tiempo se convierte en antitiempo
porque ya no lo piensas.

Hemos callado y hablado tanto juntos
que hasta callar y hablar son dos traiciones,
dos sustancias sin justificación,
dos sustitutos.

Lo hemos buscado todo,
lo hemos hallado todo,
lo hemos dejado todo.
Únicamente no nos dieron tiempo
para encontrar el ojo de tu muerte,
aunque fuera también para dejarlo.

(A Antonio Porchia)

Definitivamente en cola.

Bram -NG-