31 may. 2015

Niño encantado



NIÑO ENCANTADO

Era una de esas noches llenas
de poemas moribundos.
Ella solicitaba hechizos para viajar
en el tiempo y cuando me besaba
dejaba moscas de oro por mi boca y también
dejaba incertidumbre. Yo la perseguía
por la casa,
le preparaba café y cada media hora
los gritos de un niño encantado nos enloquecían.
Era una de esas noches llenas de ojos grandes
y de pudor intacto, una de esas noches
que nunca salen de tu vida y siempre entran
en las maletas, siempre.

Rafael R. Costa

No hay comentarios: