20 may. 2013

Un poema de Gracia Morales

 

Y para que alguien pueda
abrir ancha la boca y declarar
“este soy yo, este mi nombre,
aquí están mis palabras y aquí
mis gestos cotidianos”,
para que alguien pueda palpar su cuerpo
y estar seguro de encontrarse,
es necesario llevar muy dentro la mirada
y la voz de nuestra gente querida.
Bienaventurado el que es capaz
de pedirle a otro “ven”,
de susurrar “gracias, amigo”
o “qué bien que estés tan cerca siempre.”
Bienaventurado también el que,
en franca y justa correspondencia,
sabe decir “no hay de qué”,
“para eso estamos, compañero, claro que sí.”
Sólo entonces puede alguien afirmar
que está vertical y útil,
con todo su nombre,
sus palabras, sus gestos,
puesto en pie sobre la tierra.

-De Bienaventuranzas.

Gracia Morales participa, junto a Julio Espinosa y Niall Binns, en el próximo recital del ciclo La Caja de Lot. Sin duda alguna, el del viernes tiene uno de los mejores carteles del ciclo. Allí nos vemos.

No hay comentarios: